¡No mates la vaca! 🐮 Mejor, sácale provecho 😎

No es necesario matar la vaca. Antes de hacerlo, te doy tips en caso de que estés pensando en emprendimiento o salir de la zona cualquier zona de confort.

Esta semana en Marxa Digital estaremos promoviendo el tema de los objetivos. Y como parte de ello quiero aprovechar un relato ya conocido como Matar la vaca. Quizá muchos ya lo conozcan por que es un relato que se ha acuñado en la filosofía del emprendimiento, tanto como del verdadero como el de las ventas. Si no sabes a qué me refiero, te dejo el link del post anterior. Pero si eres de los que aún no lo conoce, te redactaré (como yo lo conozco) en este post. Lee el cuento y luego vuelves para hablar del tema.

Momento de reflexión

Como ya lo mencioné. Muchos usan esta metáfora, y claro se puede aplicar en varios aspectos. En el amor, en la economía, en el trabajo, en libertad familiar y social. Pero ahora más en día, lo usan los emprendedores y vendedores para empoderar a otros. Pero… Platicaba con mi pareja sobre este tema, ya que ella le surgió una interrogante:

¿Por qué alguien tiene que venir a matarla por ti? ¿Por qué alguien viene a tomar esa decisión por ti? peor aún, ¿por qué tienes que matar a la pobre vaquita?

María Mechita. 2021

Fue entonces que me explotó la mente 🤯. ¡Es verdad! Si alguien más viene y hace el trabajo por ti, dudo mucho que aprendas la lección. En mi poca experiencia como psicólogo, sé que mucha gente va a buscar otra vaca y continuar en el confort. Soy de la plena convicción (aun que suene redundante) de que las cosas funcionan mejor cuando haces las cosas por convicción. Que si no eres tú quien toma la decisión de hacer lo que tienes que hacer, no avanzarás. Que no conoceremos más allá de nosotros si alguien más nos lo viene a mostrar. Que hasta que no estas listo para recibir el aprendizaje no lo aprenderás. Que podemos pedir o dar mil consejos, pero sólo en el momento de madurez, lograremos cambiar.

Pero ¿Qué es matar la vaca?

Ahora bien, tal vez sea mucho lo que tenga que decir en cuanto a este tema. Pero la finalidad es hablar de los objetivos. Cuando tenemos algo en mente por realizar, cuando queremos cumplir un sueño o una meta. Hay algo que nos falta casi siempre, y es fijar uno o varios objetivos. Es aquí cuando el cuento de matar la vaca entra en juego. ¿Cuántas veces en la vida soñamos despiertos pero al mismo tiempo estamos distraídos o dormidos en nuestro confort? Algunos ejemplos:

  • Cuando queremos emprender un negocio, pero estamos en un empleo
  • Cuando queremos tener un buen cuerpo, pero tenemos mucho trabajo y preferimos descansar
  • Cuando queremos ser libres financieramente, pero vivimos en casa de papá y mamá

Se que tal vez conoces más ejemplos y quizá alguno lo estés viviendo al igual que yo. Y esto principalmente sucede por que tenemos nuestra vaca que nos da la suficiente leche para vivir el día a día y antes que eso, por no fijarnos objetivos, una meta o una estrategia. ¡Y no! No te estoy diciendo que mates a la vaca, como muchos interpretan el cuento. La reflexión con mi pareja me hizo ver, cuan equivocados estamos o cuan poco empáticos somos cuando le decimos a alguien que mate su vaca.

No es necesario hacerlo. Puedes y tal vez te funcione, pero el punto es que hay ocasiones en que somos padres de familia y no podemos dejar nuestro empleo a la de ya. Somos poco deportistas y no tenemos la condición suficiente. Somos aun inexpertos para tener la libertad familiar o económica. Puedes aprovechar la leche. ¿Qué pasaría con la familia si ellos mismos hubieran decidido usar la leche para hacer un imperio empresarial de lácteos? Como dice el dicho modificado: Si la vida te da limones, haz limonada, planta las semillas para tener un huerto de limones, vende más limonada, mejora la producción, funda una marca, distribuye lejos, etc.

Foto de Hombre creado por torwaiphoto – www.freepik.es

Antes de matar la vaca, te recomiendo:

  1. Transforma tus sueños en metas: Escribe en un papel o una libreta tus ideas para que dejen de ser sueños y se conviertan en metas. Si son varias, puedes separarlas en plazos, corto, mediano y largo.
  2. Fija objetivos específicos: Una vez que sepas tus metas y por escrito, especifica lo necesario cumplirlas, como cantidad de dinero, aprender o dominar alguna habilidad, conocer ciertos procesos, o lograr alguna acción importante como rentar una casa o viajar a algún lugar.
  3. Diseña una estrategia: A partir del punto donde estás, revisa las acciones que tienes que realizar para cumplir con tus objetivos. Inclusive, incluye a tu vaca en este proceso. Revisa lo que tu vaca en este momento te provee y te pueda servir para cumplir tus objetivos.

Conclusión

Una vez hecho este ejercicio, podrás decidir y darte cuenta si en verdad necesitas matar tu vaca. Quizá solo necesites dejar de usar la leche y enfocarte en lo que realmente estás deseando.

Si quieres compartir tus experiencias o tienes dudas acerca de este tema, recuerda que puedes comentar abajo, o ponerte en contacto conmigo, podemos tomarnos un café, que yo pondré de mi parte lo que necesites para que aproveches tu vaca de la mejor manera.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te interesan los negocios digitales?

Si quieres estar al tanto de nuevo contenido sobre negocios digitales. Suscríbete.
Categorías